domingo, 12 de mayo de 2013

Relato erotico - Encuentro repentino

Encuentro repentino

La fiesta se acaba, cierra la discoteca y mis amigas y yo nos vamos a casa. Llegamos

hasta el metro y entramos en el vagón. Me siento enfrente de Irene.

Saco el móvil y abro el WhatsApp…

“¡Joder! ¡Cuántos mensajes!”

Una sombra pasa delante de mí, pero mi borrachera no me permite ver quién es, así

que sigo leyendo y solo veo tíos que me han hablado…

¿En élfico? ¿Qué puto idioma es este con Jotas, haches y kas?

“Borrachos desesperados.”

Me levanto y voy hasta el servicio. La puerta se abre y sale Irene.

~ ¡Tíiiiiiia! ¡Cómo me alegro de verte!

EUPHORIA: Oye, ¿dónde has dejado al chico ese con el que te estabas liando?

~ En la disco. No sabía besar. Cuando me besaba el cuello, me lanzó un mordisco…

¡Mira, mira qué marca!

EUPHORIA: ¿No te gustó cómo te besaba el cuello? Y… ¿qué tal así?

De pronto me agarra el pelo y ladea mi cabeza.

Comienza a jugar fogosamente con su lengua sobre mi piel desatando la diosa lujuria

que llevo dentro.

Cierro los ojos y me veo obligada a jadear.

Sus manos comienzan a acariciarme salvajemente el cuerpo. Coloca una de sus

piernas entre las mías y comienza a rozarme.

Uuffff.

Nuestros labios se funden en un beso de película mientras sus manos se cuelan bajo

mi falda. Comienza a acariciar mi ingle. Sube hasta encontrar mi puntito de placer y lo

presiona… Mmmmm.

Acelera sus movimientos y mis muslos se contraen. Mi sexo se derrite. Mis jadeos

comienzan a descontrolarse y mi orgasmo llega.

~ ¡Aahh!

Me deshago en espasmos y al acabar la miro intensamente a los ojos. Y al

devolverme la mirada me dice...

EUPHORIA: Te dije que soñaba con probar esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario